LA ADICCIÓN AL DINERO

Cuando hemos conocido casos relacionados con delitos contra la Hacienda Pública, blanqueo de capitales, prevaricación, malversación de fondos públicos, etc... mucha gente se pregunta si estamos ante un grave trastorno de la sociedad actual, o una enfermedad de adicción al dinero o al poder, o si siempre hubo muchos casos escondidos pero que ahora hay más control al respecto. 

Al final lo que sabemos sólo es una parte de la realidad, la que sale a la luz, pues no sólo se cometen estos delitos e infracciones por personajes públicos, políticos o grandes empresarios, sino también a menor escala por personas no famosas, pequeños empresarios y trabajadores. Es indiscutible que es deplorable que alguien que se dedique en teoría a intentar mejorar las cosas y/o maneje el dinero público, tenga la frialdad de actuar por propio interés y a costa de otros. Todos debemos respetar la ley, pues el ejemplo de unos, es el modelo de otros.

Existen personas que son realmente adictas al dinero, a la sensación de ser un "dios" y de experimentar poder. Llegan a creerse que son inmunes ante la justicia y normalizan dichas conductas, sobre todo quienes ostentan determinados puestos de trabajo y estatus social. Observan que quienes están a su alrededor actúan de esa manera y, sin escrúpulos ni valores morales, deciden hacer lo mismo. ¿Qué está fallando, el ser humano en principios y educación, o el sistema en sí mismo? 
El dinero no da la felicidad. 
Y así concluyen estudios e investigaciones al respecto: el dinero sólo conlleva felicidad si te saca de la pobreza o resuelve grandes problemas o enfermedades. El dinero te puede ayudar, te ofrece comodidad y placer temporal. Lo material es fungible, pero las experiencias son verdadera riqueza. El amor, la amistad, la familia, el desarrollo personal, la tranquilidad interior, la salud, la vocación profesional, la solidaridad…son aspectos que sí te dan la felicidad. Pues de nada sirve amasar grandes cantidades de dinero o propiedades si después te sientes vacío por dentro, si surgen amistades por interés, si después pagarás de una u otra manera con la justicia por conseguir todo eso de manera ilegal.
No es malo tampoco tener gran liquidez o propiedades, si quienes lo tienen lo han logrado con su esfuerzo y de forma lícita, lo usan para buenos fines y contribuyen a un mundo más justo. 

No se pueden quejar de que otros roben dinero público los que también lo hacen aunque sea en menor medida. No es justo que unos contribuyan a salir de una crisis que han causado otros por su insensatez o egoísmo, mientras que quienes trabajan de forma honesta tienen que tapar los agujeros que dejan otros. Todos debemos contribuir para poder beneficiarnos de determinados servicios y bienes públicos, mejoras, evolución social, etc, pero no para que otros se aprovechen para incrementar sus cuentas corrientes en paraísos fiscales o prevaricando en sus funciones.  No es sensato pensar sólo en aumentar la riqueza propia con engaño y sabiendo que existe mucha gente que se muere de hambre, que enferma por falta de recursos médicos o que huyen desesperados por una guerra que no han elegido.

Debería hacerse hincapié, en todas las organizaciones públicas y privadas, en concienciar para actuar conforme a la legalidad y en las repercusiones de este tipo de conductas, con cursos formativos y, si es necesario, con profesionales de la conducta para evitar comportamientos desviados o solucionar problemas personales, pues muchas veces, lo que hay detrás de esta adicción o manera de actuar son sentimientos de inferioridad o superioridad, carencias emocionales, trastornos del ego o incluso personalidades psicopatológicas. Pueden llegar a producirse negligencias por escaso conocimiento en la materia, siendo necesario un debido asesoramiento no sólo en el momento de acceso al mundo laboral o político, sino ya desde la escuela y estudios superiores, así como un reciclaje continuo. 

Es esencial hacer algún tipo de criba o filtro a la hora de seleccionar personas para el desempeño de puestos de responsabilidad tanto en el ámbito público como en el privado, para evitar que personas psicópatas (bien integrados en la sociedad por sus grandes habilidades sociales e inteligencia) accedan a los mismos. Es muy peligroso para la sociedad que este tipo de personalidades tengan acceso a puestos importantes y que no se detecten a tiempo, porque pueden hacer mucho daño a su alrededor, y algunas, sin que lleguen a cometer delitos o se les descubra en el caso de cometerlos.

La psicopatía, como trastorno antisocial de la personalidad conforme al DSM-5 de la Asociación de Psiquiatría Americana, y criterios del CIE-10 de la OMS, abarca aquellas conductas que atentan contra las normas sociales y que no pueden ser explicadas por otro trastorno mental.

Se estima que en la población normal, la psicopatía representa el 3% en hombres y el 1% en mujeres, mientras que en población penitenciaria (por comisión de delitos) representa un 15% en hombres y un 7% en mujeres. Además, no hay que olvidar que existen personas con personalidades narcisistas, o con rasgos psicopatológicos.

Es importante que, respecto a las condenas por delitos contra la Administración o contra la Hacienda Pública, se haga cumplir de manera efectiva a los penados no sólo la pena de prisión, sino la de la multa y la responsabilidad civil en su caso. Que sirva no sólo como mera retribución por los hechos cometidos, sino como ejemplo para la sociedad y ofreciéndoles el tratamiento adecuado para evitar la reincidencia. Para ello, además de la contundencia del poder judicial es necesaria la correcta aplicación de un régimen de vida no laxo dentro de la prisión, que no esté teñido por intereses políticos. 

Compartir:


SÍGUEME EN INSTAGRAM:

Sígueme en Instagram

COMPRAR LIBROS:

RECIBE LAS PUBLICACIONES DEL BLOG POR EMAIL:

↓ENTRADAS MÁS VISTAS ÚLTIMO MES↓

Mi foto
Ce
Compagino mi trabajo como funcionaria A1 con mi pasión por la escritura | Jurista del Cuerpo Superior de Técnicos de Instituciones Penitenciarias | Licenciada en Derecho | Titulada en Criminología y Dirección y Gestión de Seguridad | Formación en igualdad y prevención de violencia hacia la mujer | Cinturón Negro Taekwondo | Expresidenta de la Asociación de Técnicos de IIPP | Amante de la lectura | Me gusta ayudar con las palabras

✉ Contacto para colaboraciones/encargos

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Blog ajeno a cualquier ideología política. Escribo en base a mi formación, legislación, opiniones personales y experiencias, con respeto a mi condición de servidora pública.